À la Mère de Famille: secreto de familia

Algo hace que esta boutique sea visitada tanto por turistas como por los habitantes más tradicionales de la ciudad: es la confiserie más antigua de París.

Sus comienzos datan del 1761 cuando su fundador se instala en la calle 35 rue du Faubourg Montmartre. Al día de hoy, "À la Mére de Famille" es la boutique donde uno puede transportarse a otras épocas. Basta con entrar y ver el piso, el mobiliario, los carteles, las luces y por sobre todo, la caja registradora. Nada en ese lugar ha sido modificado a través del tiempo. Pero otro de los secretos se esconde tras una de las palabras de su nombre: la familia.

Esta empresa familiar conformada desde el año 2000 por Etienne Dolfi y sus hijos Sophie, Jane y Steve, ha incorporado nuevos productos para de alguna manera competir con el mercado de las nuevas pâtisseries.

Hasta hace muy poco tiempo aquí solo se vendían los Macarons a la antigua, de aspecto totalmente artesanal y cuya humedad no necesitaba ningún relleno. Al día de hoy se han incorporado las versiones perfectas y de colores fuertes.

Uno de sus clásicos son los Marron Glacés (castañas confitadas) y el Pain d'épices (pan de especias), de miga densa y perfumada tanto para comer en desayunos o en bocados con higos y queso brie.
Pain d'épices






Marrons Glacés
À la Mère de Famille es el lugar donde los franceses reviven su infancia buscando dulces que comían cuando eran niños, pero a su vez se llevan uno de los mejores chocolates de la ciudad.

www.lameredefamille.com
35 Rue du Faubourg Montmartre (hay otras sucursales, pero vale la pena ir a casa central)
Sucursal Rue Cler

No hay comentarios:

Publicar un comentario